La música también vende.

La alianza entre la publicidad y la música pop se ha convertido en un lucrativo negocio gracias al cual muchos artistas noveles hallan la fama y los consagrados, se embolsan un extra.

También una sintonía bien elegida logra transformar un producto nimio en irresistible. La búsqueda de una banda sonora perfecta para un spot de veinte segundos conlleva mucho esfuerzo. Normalmente, los publicitarios buscan una mezcla de imagen y sonidos que impacte con inteligencia y emocione hasta el punto de poner los pelos de punta.

El negocio

En este fructífero romance entre publicidad y pop, se manejan cifras muy golosas.  Pero está claro que hay unos derechos claros a sufragar si se usa la música de un artista. Primero, los derechos autorales, los que corresponden al autor por la utilización de su obra. Luego los derechos fonográficos, los derivados del uso del disco en particular y que pertenecen a la compañía discográfica. Y finalmente, los derechos de imagen, si en algún momento dado sale el artista en el anuncio.


La música de este vídeo, por ejemplo,  se hizo famosa gracias al anuncio.

Este anuncio se hizo famoso por la música, que al ser tan pegadiza fue tatareada por muchos espectadores.

En este anuncio la música es de fondo.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: